Sobre el baile flamenco...

La técnica representa la mente:

Más allá de la técnica es ir más allá de la mente y dirigirnos a ese mas allá es dirigirnos al espacio vital  donde habita nuestra danza.
Son instancias de un mismo camino, puertas a las diferentes percepciones. La percepción mental de la técnica, la percepción intuitiva del danzar, la percepción sensorial que involucra los 5 sentidos.

La intuición del danzar es la aparición no mental de un momento que no puede premeditarse, cuando dejamos de pensar en el baile es cuando aparece la danza, es un hecho , un “algo” que ocurre que no podemos repetir , es una aparición sorpresiva y bella que muchos llaman “duende”.

El flamenco cuenta con el duende y es maravilloso saber que esta por allí y  puede hacer su aparición aquí, es maravilloso sentir  cuando nos bautiza con su presencia porque  es sinónimo de goce, de paz, de estar en el centro. Pero… ¡cuidado con otorgar estos poderes a la magia y al deseo caprichoso del duende del flamenco!… ¡cuidado! Pensar así nos empobrece y nos deja a merced de algo que no depende de nosotros.

Al duende hay que provocarlo, hay que ir a buscarlo a donde sea que esté una y mil veces, porque nunca lo hallaremos en el mismo sitio y si no lo invocamos no va a aparecer. Por supuesto no me refiero a ningún tipo de mantra, oración o fetiche, me refiero a ir mas allá de la mente porque es allí donde el duende habita. El duende no convive con la técnica  sino cuando nos apartamos de allí, cuando dejamos de pensar en 12 tiempos y comenzamos a dejar que los 12 tiempos que ya tenemos incorporados desafíen al duende.

"La India" 23 -09-2011